Nuestro Karate

       

Nuestro karate está enfocado hacia la defensa personal en forma clara y decisiva. Kata y bunkai ha sido ampliado y reestructurado con estrategias reales, para dar al exponenente una visión más clara y abierta acerca del tipo de ataque que pueda ocurrir.

A veces el entrenamiento en karate es un poco aburrido, y constantemente se hace duro el tener que atender clases donde se repiten mucho las cosas. Como en toda práctica marcial, la evolución y la maestría de un Arte sólo se encuentra después de mucha repetición y consistencia en la materia.

Goju ryu karate invita el combate a corta distancia, de allí entonces que se necesite una condición física insuperable para el atacante. Para lograr un acondicionamiento de jerarquía, se va a requerir un trabajo más esforzado que el corriente. La práctica anaeróbica y pliométrica con la cual contamos hoy en día, nos permite poner en marcha una clase fuerte, donde se colocan muchos elementos para complementar el estudio de karate. Practicamos en forma honesta, y enfatizamos el trabajo duro, pero para el bien propio de las personas.

Nadie más que el que es víctima de un ataque va a ser capaz de defenderse propiamente cuando la ocasión asi lo requiere, y si el alumno tomó su entrenamiento como algo para solo pasar el tiempo, se va a encontrar en una situación de la cual es difícil salir airoso.

El cobarde o cobardes que asaltan gente con el sólo propósito de hacerse ver superiores, son sicológicamente diferentes al resto de las personas, y activamente buscan al anciano o el que no se puede defender, pero por qué tiene que ser así? Por las posibilidades!

Lamentablemente, y por consecuencias de la tecnología actual, la gente no se dedica mucho a las prácticas marciales porque según la mayoría, en una clase de karate se "sufre mucho" y es mejor quedarse en casa mirando televisión o jugando con el PC. Otros que piensan que el estudio de karate es como ir al cine, también están equivocados ya que la coreografía marcial normalmente no tiene nada que ver con un asalto real.


TRADICIONAL vs. DEPORTIVO


 Nuestro sistema enfatiza más la práctica dedicada al Dojo que al Torneo, nuestro karate se demuestra en el tatami no con trofeos sobre un mueble, sobrevivencia antes que la victoria glorificada. Ojala una persona tenga suerte si es que al volver de una competencia lo asaltan mientras lleve un trofeo en la mano!.

Una vez que una persona se de cuenta de la diferencia entre dos minutos de gloria en un torneo, y el mismo tiempo en un asalto, entonces se entiende el valor real de la práctica en artes marciales. La práctica en artes marciales no tiene que ser brutal ni dañina. El verdadero karate son los conceptos reales de éste, sin prejuicios y sin valor monetario al lado, y sin tener que forzar a un alumno a competir, primero si no está listo para ello, y segundo si la persona simplemente no quiere.


 "El verdadero karate se aprende de corazón y con el corazón" (Kaicho A de Araya)


 Aunque la práctica de kata representa el estudio de karate en forma más dinámica pero pasiva, el bunkai (aplicación de kata) debería practicarse en forma real dinámica, y con lazos entre karate y las otras formas de defensa personal que existen en la Artes de combate, de allí la unificación de nuestro karate a las ramas de kobudo. Tampoco hay que olvidar que karate se desarrolló en Okinawa, en tiempos totalmente diferentes a los que vivimos hoy, y al comienzo de la era marcial el Arte era uno solo, - con armas y sin armas. 

Nuestro karate enfatiza la práctica de kata en forma tradicional y tal como le fueron enseñados a Sensei en Japón, China y Okinawa, pero de acuerdo a la realidad de hoy, y los movimientos de defensa dentro de la aplicación misma, es mejorado para darle más fuerza a la solución del problema. La condición física que se busca en nuestra escuela es excepcional, pero de acuerdo a la necesidad de la persona. 

Nuestro karate es simple pero ordenado, fuerte pero virtuoso, práctico cuando es necesario y efectivo cuando de efecto se trata. Nuestro Sensei ha dedicado parte de su vida a la práctica y el desarrollo de Goju Ryu karate, y ha sabido complementar el estudio de varias Artes Marciales en un estilo que ya ha sido probado efectivamente por él mismo, y lamentablemente también por varios de sus alumnos en el correr de los años.

Decimos lamentable porque la práctica y el estudio de karate-do, no ha sido nunca enfocado hacia la retribución a la violencia, sino más bien hacia la armonía entre el Universo y los seres que lo habitan.

 "Lo que es lamentable es tener que hacer uso de esta arma, simplemente para poder seguir habitando este Universo".